jueves, 18 de abril de 2013

Cazadores de Fiascos

El otro día comenté que lo de "jugar a perder" me parecía una de las piezas claves de Fiasco. Resulta liberador quitarte de encima la presión de buscar lo mejor para tu personaje y poder centrarte en la historia en curso y en cómo hacer que se convierta en un auténtico fiasco.

Con todo, Fiasco no es el único juego que ha sabido sacar partido al asunto de perder premeditadamente. El Rastro de Cthulhu también ha convertido el asunto de perder, volverse loco o morir, en parte de la diversión del juego. Tanto es así que en los módulos puristas anima a dar a los jugadores las tablas de pérdida de Cordura y que sean ellos los que pidan hacer las tiradas. Y funciona.

La cosa tiene sentido. Los finales anticlimáticos son bastante habituales en la literatura de horror cósmico. Una recreación fidedigna del tipo de historias que allí se cuentan están pidiendo a gritos que la cosa acabe mal. En este sentido, lo lovecraftiano, bien llevado, merece un huequecito en Fiasco, pero con un tono acorde a su época. Y ese huequecito existe desde que Will Hindmarch y Kenneth Hite crearon Bookhounds Fiasco.

Lo que decía del tono es el asunto a cuidar. En Fiasco es muy fácil caer en lo que en The Fiasco Companion llama el estilo gonzo , y que no es sino hacer el cafre porque sí y que el desparrame se apodere de la partida. Es una posibilidad que amparan algunos de los referentes cinematográficos en que se inspira Fiasco y que puede ser divertido, pero que no debe sentar muy bien a lo puramente lovecraftiano.

Eso se puede conseguir en buena medida delimitando el tono del Escenario mediante una introducción y filmografía adecuadas por una parte, y por otra ofreciendo listas de Relaciones, Necesidades, Localizaciones y Objetos en las que no se cuele ningún elemento subversivo que pueda dar al traste con el tono buscado. Bueno, y si a lo anterior le añades cinco minutitos para poner a todo el mundo sobre aviso sobre las expectativas  mejor aún.

Bueno, y ya que estamos, decir a colación de todo esto que, en la próxima Portada Lunar del Fanzine Rolero, se ofrecerá la traducción al castellano de este suplemento hecha por un servidor con la portada que tenéis bajo estas líneas. Iä! Iä! Hype fhtagn!