martes, 19 de noviembre de 2013

[Carrusel Bloguero] ¿Por qué coño me he comprado esto?

Tengo sobre escritorio un juego de rol que es malo. No es que no me guste la temática o el sistema. No es una cuestión de gustos. Es categóricamente malo. Más aún, diría que es imposible jugarlo porque, cada vez que he intentado comprender como funciona, me he sentido como si estuviera montando un puzzle al que no solo le faltaban piezas, sino que además alguien había tenido la genial idea de meterle unas cuantas que sobraban de un mecano.

Pero he decidido no hablaros de él. Hay mucho troll suelto y los sacos de pienso para bestias andan muy caros. Así que en esta entrada para el Carrusel Bloguero de este mes que nos propone +Pablo Claudio Ganter Garcia desde su blog, Las Cosas de Crom, y que lleva por título "¿Por qué coño me he comprado esto?" voy a intentar daros algunas recomendaciones para que no acabéis con un libro en vuestra estantería como el que tengo yo sobre mi escritorio.


Si no queréis que vuestra estantería se pueble con cosas que a la larga no os resulten útiles ni placenteras, empezad por documentaros. Leed reseñas y comentarios de personas que hayan comprado o leído el manual o suplemento en cuestión. Y no os conforméis con leer una, porque podéis topar con la de un entusiasta o enemigo acérrimo del juego. Leed todas las que podáis. Con el tiempo se aprende a distinguir entre una reseña justa y una tendenciosa.

Y si hay algo que es mejor que una reseña es un actual play. Buscad experiencias de juego reales, no de quienes solo hayan leído el libro, sino de quien también lo haya jugado. Si os manejáis bien con el inglés puede incluso que encontréis algunas partidas completas grabadas en vídeo que os permitirán tener una buena idea de cómo es el juego y qué aspecto tiene una partida de verdad. Por desgracia esto último no es tan frecuente en castellano.

Pero la prueba de fuego definitiva, sobre todo si se trata de un manual básico, es probar el juego en vuestras propias carnes. Las jornadas son ideales para eso. Allí encontraréis partidas organizadas por personas y editoriales que conocen bien el juego y que estarán encantados de charlar con vosotros sobre el material. Información de primera mano, aunque a veces pueda ser interesada, pero cuya veracidad quedará al descubierto cuando os pongáis a jugar.

Otra cosa que ayuda es descargarse los manuales. Aunque la legalidad de la recomendación sea cuestionable, es algo que recomiendo encarecidamente y que reconozco practicar con asiduidad. Un juego de rol no es algo que se agota con su lectura como puede serlo un libro al uso, película o incluso disco de música. Más bien al contrario, leerlo es solo el principio. Descargadlo, leedlo y, si os gusta y planeáis usarlo, sed honestos y compradlo.

¿Qué es lo más reprochable que puedes decir de la medida que propongo? ¿Que habrá quien no se lo compre y lo use de todas formas? Pues sí, de la misma forma que la publicidad editoriales resulta a veces engañosa y crea falsas expectativas en torno al producto. Estamos empatados. Además la editorial se va a ahorrar que alguien se lleve un mal rato y haga mala publicidad del producto, con la consiguiente publicidad negativa para el producto.

Y por último, algo que os diría cualquier asociación de consumidores y que los encargados de la cesta de la compra de cualquier hogar saben muy bien: Planificad vuestras compras. No vayáis a la tienda solo por gastar. Refrenad el impulso de comprar algo que acabas de ver en la estantería y de lo que no sabes nada salvo lo que pone en la contraportada. Ese material no se va a agotar de la noche a la mañana. Vete a casa, documéntate y, si cuando vuelves a la tienda ya no está disponible, siempre lo puedes comprar por internet una vez te decidas.