miércoles, 7 de enero de 2015

Mutant City Blues

Los que me conocéis sabéis lo mucho que me gusta el sistema Gumshoe y, aunque hace ya una buena temporada que Mutant City Blues estaba a la venta, no me había picado el gusanillo de comprármelo. Bueno, un poco sí, pero lo resistí sabiendo que la Navidad andaba cerca y que en esa época suelen pasar cosas raras. Y, dicho y hecho, la madrugada del 6 de Enero, tres mutantes se colaron en mi casa y dejaron un ejemplar.


Y digo que eran tres porque, utilizando el Diagrama de Quade, es la conclusión que me parece más plausible. No obstante sólo es una línea de investigación, así que me vais a permitir que no desvele de momento las pruebas en que me baso hasta que las pruebas periciales que he encargado den más solidez a mi hipótesis inicial.


¿El libro? ¡Ah, si! Muy chulo. Parecido al de El Rastro de Cthulhu, encuadernado en tapa dura e impreso en duotono como aquel, pero azulado en este caso. Aunque creo que escribí una reseña allá por 2009 cuando me leí la edición en inglés, intentaré ponerla al día cuando haya tenido tiempo volver a leerlo entero, o mejor, de jugar la partida de introducción que lo acompaña.